Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
anunciacion de jesus

Anunciación del Señor

Comprar figuras de Ángeles y Santos

La fiesta de la Anunciación del Señor

25 de marzo-Solemnidad
Color Litúrgico: Blanco

El aleteo de un ala, un susurro en el aire, una voz, y el futuro comenzó a comenzar

La fiesta de la Anunciación es la razón por la que celebramos la Navidad el 25 de diciembre. La Navidad llega exactamente nueve meses después de que el Arcángel Gabriel invitara a la Virgen María a ser la Madre de Dios, acontecimiento que conmemoramos el 25 de marzo. La fecha de estas fiestas, aunque interesante, es de menor importancia comparada con su significado teológico. Es fructífero reflexionar sobre la encarnación de Jesucristo en el vientre de la Virgen María como antecedente de la explosión de alegría, villancicos, regalos, comidas, bebidas, amor y unidad familiar que rodea el nacimiento del Salvador. Tal vez María tuvo una especie de Navidad privada e interna en el momento de la Anunciación. Tal vez sintió la plenitud de la alegría navideña del mundo dentro de su propio corazón cuando se dio cuenta de que había sido elegida para ser la Madre de Dios.

Por qué Dios se hizo hombre

Dios podría haberse hecho hombre de muchas maneras creativas. Podría haberse encarnado tal y como se encarnó Adán en el libro del Génesis, formándose de la arcilla y con el soplo divino en sus fosas nasales. O Dios podría haber bajado lentamente a la tierra en una alta escalera de oro como un hombre de veinticinco años, dispuesto a recorrer las carreteras y caminos de Palestina. O tal vez Dios podría haberse encarnado de una forma desconocida y ser encontrado, como Moisés, flotando en una cesta por una joven pareja sin hijos de Nazaret mientras disfrutaban de un picnic dominical junto al río Jordán.

Sin embargo, la Segunda Persona de la Trinidad eligió hacerse hombre como todos nosotros. De la misma manera que salió del mundo por la puerta de la muerte, como todos tenemos que hacer, antes de su Resurrección y Ascensión, también entró en el mundo por la puerta del nacimiento humano. En palabras de la Iglesia primitiva, Cristo no pudo redimir lo que no asumió. Lo redimió todo porque asumió la naturaleza humana en toda su amplitud, profundidad, complejidad y misterio. Era como nosotros en todo, excepto en el pecado.

Dios se hace hombre para abrir el camino al cielo

La encarnación de la Segunda Persona de la Trinidad fue un vaciamiento de sí mismo. Fue la elección de Dios de hacerse pequeño. Imagínate a un hombre que se convierte en hormiga, conservando su mente y voluntad humanas. El hombre convertido en hormiga parecería ser como todas las hormigas a su alrededor, y participaría en todas sus actividades de hormiga, pero seguiría pensando a un nivel muy superior a ellas. No había otra forma de hacerlo. El hombre tenía que aprender a través del devenir, no porque la vida de los insectos fuera superior a la suya, sino precisamente porque era inferior. Sólo mediante el descenso, sólo mediante la experiencia, el hombre podía aprender lo que estaba por debajo de él. Todas las analogías cojean, pero, de manera similar, la Segunda Persona de la Trinidad conservó su conocimiento divino infundido mientras se reducía a un hombre y aprendía la vida de hombre, hacía el trabajo de hombre y moría una muerte de hombre. Mediante ese vaciamiento de sí mismo, dignificó a todos los hombres y les abrió la posibilidad de entrar en su vida superior en el Cielo.

La tradición teológica de la Iglesia especula que una de las razones por las que los ángeles malos pueden haberse rebelado contra Dios fue la envidia. Es posible que hayan descubierto que Dios eligió hacerse hombre, en lugar de la forma superior de un ángel. Esta envidia se habría dirigido también a la Virgen María, esa Vasija de Honor y Arca de la Alianza que portaba la elección divina. Dios no sólo se hizo hombre, hay que recordarlo, sino que lo hizo a través de un ser humano, uno preparado desde su concepción para ser perfecto. El 25 de marzo es uno de los dos únicos días del año en que nos arrodillamos al recitar el Credo en la Misa. Ante las palabras «…por el Espíritu Santo se encarnó de la Virgen María y se hizo hombre», todas las cabezas se inclinan y todas las rodillas se doblan ante la maravilla. Si la historia de Cristo es la más grande jamás contada, hoy es su primera página.

Oh Santa Virgen María, pedimos tu intercesión para que seamos tan generosos como tú al aceptar la voluntad de Dios en nuestras vidas, especialmente cuando esa voluntad se expresa de manera misteriosa. Que seas nuestro ejemplo de respuesta generosa a lo que Dios desea de nosotros.