Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san agustin

San Agustin

Tienda de articulos de San Agustín, comprar medallas y figuras del santo.

Historia de San Agustín de Hipona, Obispo y Doctor

354 – 430

Fecha: 28 de agosto

Color litúrgico: blanco

Patrón de los teólogos e impresores.

Un psicólogo, teólogo y obispo trabajador es el mayor converso después de san Pablo

El poderoso africano San Agustín escaló las alturas del pensamiento, se puso de pie sobre sus picos, se volvió hacia Roma y extendió su larga y profunda sombra sobre todo el globo. Como pensador cristiano, tiene pocos iguales. Es el santo del primer milenio.

Agustín nació en el pequeño pueblo romano de Tagaste, en el norte de África, de un funcionario civil menor y una madre piadosa y fuerte. Tagaste no tenía arrogancia. Sus personas simples se inclinaron por trabajar la tierra desde tiempos inmemoriales. Las grandes ciudades africanas abrazaban la costa mediterránea, lejos de Tagaste, que estaba cortada, a doscientas millas tierra adentro.

Infancia de San Agustín

Cuando era niño, Agustín imaginó cómo serían las lejanas olas del mar al mirar en un vaso de agua. Al cumplir veintiocho años, descendió de sus colinas nativas y navegó hacia Roma para encontrarse a sí mismo, Dios y la santa fama. Cuando regresó a África muchos años después, fue para siempre. El joven africano de mal genio había madurado hasta convertirse en un padre espiritual de cabeza fría. Ahora era su obispo, sirviendo amorosa e incansablemente a los ciudadanos abiertos y directos que eran sus parientes naturales.

Obra de San Agustín

Es un reto categorizar a alguien que es el fundador de todo un género o escuela de pensamiento. Nadie sabía lo que era una autobiografía hasta que Agustín escribió sus Confesiones. Antes hubo la Guerra Gálica de César, y más tarde habría las Confesiones de Jean-Jacques Rousseau. Y ahora hay un volumen tras otro. Todo pálido.

Agustín escribió las Confesiones como el Obispo de Hipona cuando tenía alrededor de cuarenta y tres años, cubriendo su vida temprana hasta la edad de treinta y tres años. No es un gran libro debido a su densidad de detalles históricos. Mientras que las autobiografías están normalmente llenas de gente, lugares y cosas, Agustín no dice casi nada sobre su padre, sólo menciona su muerte de pasada. No aclara cuántos hermanos tiene.

A menudo no está claro cuándo o dónde ocurren los acontecimientos. El historiador tiene hambre de hechos y se queda insatisfecho. Es evidente que a Agustín no le preocupa, en definitiva, su trayectoria exterior. Es el drama interior, el drama del alma, el que quiere contar. Las Confesiones cambian la respuesta a la perenne pregunta «¿Qué pasó realmente?» desde el exterior al interior. Agustín es el autor de la primera «Historia de un alma».

Agustín es el primer gran psicólogo del mundo. Hace auto-reflexión y analiza las edades anteriores a San Ignacio y percibe las motivaciones inconscientes siglos antes de Freud. La psique hiper-moderna, dolorosamente consciente de sí mismo, que te dice todo, que te esconde, de hoy en día es el agustinianismo deformado. El futuro tardó mucho tiempo en alcanzarlo.

Agustín hace muchas cosas primero, las hace mejor, y las hace como católico. Dejando de lado los detalles históricos, se autoinvestiga sobre su primera infancia, su insatisfecho hambre de padre, la oscuridad emocional causada por la muerte de sus amigos, su permanente culpa por robar algunas peras, su complejo amor por su madre, y lo difícil que es… lo difícil que es… dejar a la mujer que ha amado durante quince años. Después de todo, tienen un hijo juntos. Pero Agustín debe dejarla ir. Debe seguir adelante, y lo hace. Ella es el misterioso personaje de las Confesiones. Ni siquiera le da su nombre.

Leyendo a otros grandes teólogos, uno no sabe casi nada sobre ellos, sus amigos, o sus pensamientos o deseos personales. Leyendo a Agustín, se obtiene el hombre en su totalidad. Se preocupa de las relaciones, la suya con Dios y con su madre, y la de los demás con él mismo. Comenzaba sus cartas personales con Dulcissimus concivis – mi más querido amigo. Y lo decía en serio.

El trabajo de San Agustín

Era un erudito muy educado, un gran escritor de cartas que trabajaba en la órbita cercana de la corte imperial romana, y un pensador sofisticado que abrió el camino intelectual que la Iglesia caminaría hasta que los escolásticos de la época medieval introdujeron a Aristóteles en el pensamiento cristiano.

Cuando Agustín volvió su cabeza de la belleza de los sentidos hacia la santa belleza de Dios, su privación sensorial personal fue más que una ausencia. Era un compromiso total. En la segunda fase de su vida, Agustín puso sobre sus hombros la pesada cruz del cuidado pastoral rutinario.

Llegó a ser un obispo trabajador y se destacó en este papel. Este hombre complejo, este intelectual muy fecundo y trabajador, pidió estar solo en su habitación cuando la muerte le llegó finalmente a los setenta y cinco años.

San Agustín, que nuestro propio examen de conciencia sea como el tuyo: continuo, honesto y centrado en Cristo. Usted alcanzó un alto nivel de conciencia de sí mismo no por sí mismo sino para podar todo el pecado de su alma. Que estemos tan enfocados en nosotros mismos, y tan enfocados en Dios, como lo estuviste tú.

También te puede interesar