Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san cipriano

San Cipriano

Historia de San Cipriano, Obispo, Mártir

c.200-258

Fecha: 16 de septiembre
Color litúrgico: Rojo
Patrón de Argelia y del Norte de África

Los fieles empapan la sangre de su obispo decapitado

El elegantemente llamado Thaschus Caecilius Cyprianus nació en un año incierto en esa zumbante colmena de la cristiandad temprana conocida como el norte de África romana. Su biografía personifica la de muchos grandes de su época: un ciudadano romano de renombre con educación clásica encuentra a Cristo como adulto, deja atrás su exaltado estatus cívico, cambia el Imperio por la Iglesia y pone sus dones y su reputación al servicio del pueblo como un obispo de consecuencia. Pero debido a que vivió en tiempos de ardiente persecución, la vida de Cipriano no llegó a un final pacífico como otras personas con biografías similares, como los santos Hilario, Ambrosio, Agustín o Paulino de Nola. El poderoso obispo Cipriano fue condenado a muerte por un burócrata local. En el fatídico día, se arrodilló en la arena ardiente y esperó a que la pesada espada romana le cortara la cabeza. El culto al martirio de Cipriano surgió al instante, mientras los fieles, portando paños blancos, empapaban la sangre santa que brotaba de su torso. Su nombre fue pronto colocado en el Canon Romano, donde permanece hoy, hablado desde el altar y escuchado por los fieles en la Misa en la Plegaria Eucarística I.

Cipriano era un «hombre de ciudad» de gran corazón y bien educado cuando, a mediados de los cuarenta, se convirtió por el ejemplo y las palabras de un viejo sacerdote. Redirigió su vida, hizo un voto de castidad que asombró a sus amigos, y hasta se abstuvo de su mayor placer -las obras de autores paganos-. En todos los escritos cristianos de Cipriano, no hay ni una sola cita de estos paganos cuyo estilo y pensamiento Cipriano había admirado tanto. Una vez convertido, la mente de Cipriano se centró en la Escritura y en el creciente canon de la teología cristiana, sobre todo en la de su compañero norteafricano Tertuliano. Poco después de su bautismo, Cipriano fue ordenado sacerdote, y en el año 248, después de resistirse por primera vez al nombramiento, fue nombrado obispo de su ciudad natal de Cartago. Su impresionante porte y su refinada educación le valieron un profundo respeto entre los fieles.

Persecución de San Cipriano

Bajo la persecución del emperador Decio (249-252), que tanto marcó la vida de la Iglesia del siglo III, muchos cristianos se pusieron en fila en los despachos de su funcionario romano local para ofrecer un culto simbólico a los dioses paganos y para recibir un libelo, o pequeña hoja, que documentaba su apostasía. Cipriano perdió todas sus posesiones en esta persecución, pero evitó ser capturado al esconderse. Gobernó su diócesis a distancia a través de cartas y se vio obligado a defender su huida contra las críticas de los obispos tanto de Roma como del norte de África de que estaba evitando el martirio. Una vez que la marea de la persecución disminuyó, Cipriano regresó a Cartago y fue indulgente pero claro, como su contemporáneo el Papa Cornelio, en reintegrar a los lapsi de nuevo en la Iglesia una vez que habían hecho una penitencia adecuada.

El candente debate sobre cómo responder pastoralmente a los lapsi dividió a la Iglesia en el norte de África, con algunos sacerdotes argumentando que no era posible el perdón para los idólatras, y otros exigiendo que los lapsi hicieran penitencias onerosas antes de ser recibidos de nuevo en el redil. Cipriano respondió a estas divisiones escribiendo un tratado sobre la unidad de la Iglesia, argumentando que la enseñanza del Papa sobre este asunto debe ser obedecida: «Hay un solo Dios, un solo Cristo, y una sola cátedra episcopal, originalmente fundada en Pedro, por la autoridad del Señor. No puede haber otro altar u otro sacerdocio». Cipriano se enfrentó más tarde con el Papa Esteban I por la validez de los sacramentos realizados por los sacerdotes que habían apostatado, asunto que se resolvió después de la muerte de ambos hombres a favor de la posición romana de indulgencia.

Relación de San Cipriano con San Agustín de Hipona

El compañero norteafricano de Cipriano, San Agustín de Hipona, en el libro cinco de sus Confesiones, cuenta cómo su madre, Mónica, oró en un santuario dedicado a San Cipriano en la ciudad portuaria de Cartago alrededor del año 375 d.C. Así, aproximadamente ciento veinte años después de la muerte de Cipriano, su legado quedó firmemente establecido, fresco y vivo, como lo sigue siendo hoy en día.

San Cipriano, usted sirvió a la unidad de la Iglesia como obispo, comprendió la belleza y la necesidad de los sacramentos y aceptó la muerte por encima de la apostasía. Inspira a todos los obispos a ser imanes, atrayendo a los fieles hacia Cristo y la Iglesia a través de su enseñanza y testimonio.

También te puede interesar