Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san cristobal

San Cristobal

Historia de San Cristóbal Magallanes y Compañeros, Mártires

1869–1927

Fecha: 21 de mayo
Colorido litúrgico: Rojo

Una sangría mexicana

El gobernador del estado mexicano de Tabasco en la década de 1920, Garrido Canabal, era tan locamente anticatólico que nombró a sus tres hijos Lenin, Satanás y Lucifer. También era granjero y nombró a uno de sus toros «Dios», a un cerdo «Papa», a una vaca «María» y a un burro «Cristo». Ordenó que se retiraran y destruyeran todos los crucifijos de los edificios públicos y cementerios de Tabasco. Las dolorosas fotografías de la destrucción demuestran que esto sucedió. Por su vil persecución a la Iglesia, fue elevado a un puesto en el gabinete nacional en la década de 1930. Canabal fue un protegido político del presidente mexicano, y más tarde un hombre fuerte, Plutarco Calles. Calles era un hijo ilegítimo, nacido de padres no casados. Calles odiaba ser llamado hijo ilegítimo y estaba especialmente resentido con la Iglesia Católica Romana por este título de ilegitimidad. Con el tiempo, Calles se convirtió en un devoto creyente de la religión del ateísmo, compartió con entusiasmo sus creencias con los demás y puso gran energía en la evangelización de los demás a su lado. Como gobernador del estado de Sonora, expulsó a todos los sacerdotes católicos. Como presidente de México, llevó a cabo un ataque abiertamente violento, feroz, y de tierra quemada contra el catolicismo sin par en el siglo XX. Los sacerdotes fueron asesinados por la única razón de ser sacerdotes. Esto condujo a una contrarreacción popular conocida como la Guerra Cristera, una lenta quema de asesinatos, batallas campales, escaramuzas y represalias. El centro de México se encontraba en un verdadero colapso en la década de 1920.

Para un visitante de México hoy en día, o para cualquier persona familiarizada con su cultura, tales eventos son difíciles de imaginar o comprender. México alberga una de las culturas católicas más vibrantes del mundo entero, llena de devociones, procesiones, misas, celebraciones de días festivos y cantos y vestimentas religiosas. Sin embargo, la Guerra Cristera sucedió, y no hace mil años.

San Cristóbal y el anticatolicismo

La mentalidad militante y antirreligiosa del humanismo secular anglosajón es familiar para muchos creyentes hoy en día. Es el aire que respiramos. Este secularismo educado se opone a la idea misma de Dios, exalta una comprensión estrecha de la libertad, denigra el concepto de la creencia, y transpone la ciencia como un objeto de fe en lugar de un credo formal. La mentalidad militante antirreligiosa del México de los años veinte, y de otras naciones culturalmente católicas, fue y es diferente del secularismo anglosajón. El anticatolicismo en las naciones católicas se expresa en el anticlericalismo. Se desata el odio contra los obispos y sacerdotes y sus instrumentos de ministerio – altares, crucifijos, vestimentas, rosarios, estatuas, etc. – no tanto contra los credos o ideas. No es necesario leer a Nietzsche o dominar el canon de la Ilustración para odiar a la Iglesia. Mientras que el secularismo anglosajón libra sus batallas en los niveles más altos de las aulas universitarias y los tribunales, el anticlericalismo latino no es demasiado complejo. Basta con secuestrar a un sacerdote, vendarle los ojos, atarle las manos fuertemente a la espalda y dispararle en la cabeza. El anticlericalismo liquida a sus enemigos contra la pared de ladrillos sucios detrás de la estación de policía local. No se necesitan salas de justicia.

El martirio de San Cristóbal

El santo de hoy, y los demás canonizados con él, quedaron atrapados en la tormenta que fue Plutarco Calles. El padre Magallanes era un sacerdote de orígenes humildes similares a los de Calles, pero Magallanes caminó un camino diferente al del hombre fuerte. Después de trabajar la tierra en su juventud para su pobre familia, ingresó al seminario y fue ordenado sacerdote en 1899. Luego sirvió fielmente como capellán y pastor durante muchos años. Pero el arco de su vida, por lo demás ordinario, dio un giro extraordinario cuando el 21 de mayo de 1927 se dirigía a celebrar la fiesta de Santa Rita de Casia (22 de mayo) en un pequeño pueblo. Un tiroteo entre los Cristeros y las fuerzas federales cerca del pueblo llevó al arresto del Padre Magallanes, junto con un hermano sacerdote, el Padre Caloca. No hubo acusaciones ni juicio. No hubo presentación de pruebas ni derecho a la defensa, ya que los sacerdotes no tenían derechos civiles en México en ese momento. El 25 de mayo de 1927, los dos sacerdotes fueron conducidos al patio de un edificio municipal por lo que siempre sucedió a continuación. El Padre Magallanes declaró: «Soy inocente y muero inocente. Absuelvo de todo corazón a los que buscan mi muerte y pido a Dios que mi sangre traiga la paz a un México dividido». Los sacerdotes se absolvieron mutuamente, dijeron algunas palabras de consuelo y luego fueron asesinados a tiros por un pelotón de fusilamiento de compañeros mexicanos con uniformes de soldado. Las últimas palabras del Padre Caloca fueron: «Por Dios vivimos y por Él morimos».

Hoy se conmemoran 25 mártires. Todos eran sacerdotes diocesanos, excepto tres laicos que murieron con su párroco. Todos eran Cristeros. Murieron en ocho diferentes estados mexicanos en circunstancias similares a las de los padres Magallanes y Caloca. El Papa San Juan Pablo II beatificó al grupo en 1992 y los canonizó en el año 2000. Además de los Padres Magallanes (Cristóbal Magallanes Jara) y Caloca (Agustín Caloca Cortés), estos mártires fueron: Román Adame Rosales, Rodrigo Aguilar Alemán, Julio Álvarez Mendoza, Luis Batis Sáinz, Mateo Correa Magallanes, Atilano Cruz Alvarado, Miguel De La Mora, Pedro Esqueda Ramírez, Margarito Flores García, José Isabel Flores Varela, David Galván Bermúdez, Salvador Lara Puente (laico), Pedro de Jesús Maldonado Lucero, Jesús Méndez Montoya, Manuel Morales (laico), Justino Orona Madrigal, Sabás Reyes Salazar, José María Robles Hurtado, David Roldán Lara (laico),Toribio Romo González, Jenaro Sánchez Delgadillo, David Uribe Velasco y Tranquilino Ubiarco Robles.

Padre Magallanes, su testimonio silencioso y su noble muerte son una inspiración para todos los que sufren violencia física por la fe en formas y lugares desconocidos. Que su intercesión y valentía sea una inspiración para todos los sacerdotes, laicos y religiosos que son tentados a doblarse en los vientos de la persecución.

También te puede interesar