Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san ignacio de loyola

San Ignacio de Loyola

Comprar figuras de San Ignacio de Loyola

San Ignacio de Loyola, sacerdote 1491-1556

31 de julio — Conmemoración litúrgica

Color: blanco

Santo patrón de los soldados, retiros y el País Vasco

Un soldado lee su camino hacia la santidad y funda una poderosa compañía

Historia de San Ignacio de Loyola

Como tantos otros santos varones, el santo de hoy comenzó su vida adulta como caballero y soldado. Al servicio de un noble local, aprendió los pecados masculinos en los que se destacan los soldados y las cortes reales: el juego, la lucha, la traición y las mujeres.

Cuando defendía con valentía una fortaleza en Pamplona, España, Ignacio fue alcanzado por una bala de cañón. Una pierna estaba rota y la otra muy dañada. Siguió una larga y dolorosa recuperación. Durante esta convalecencia, decidió conscientemente cambiar su servicio de un Señor terrenal por uno divino.

Sin embargo, la conversión inicial de Ignacio se convirtió, con el tiempo, en algo mucho más sutil. A medida que avanzaba hacia el sacerdocio, Ignacio se dedicó a una profunda reflexión sobre la naturaleza de la autoconciencia cristiana, sobre la oración y sobre lo que significaba estar radicalmente comprometido con Cristo y la Iglesia. A pesar de toda su mundanalidad y experiencia marcial, la conversión de Ignacio comenzó, irónicamente, con los libros.

Para contrarrestar el interminable aburrimiento de su recuperación, comenzó a leer sobre San Francisco de Asís, Santo Domingo y otros santos. Se preguntó si podría ser como ellos. Y luego se preguntó, un minuto después, si podría cortejar y casarse con la hermosa mujer que deseaba. Y luego se dejó llevar pensando en nuevas expediciones militares. Y su mente vagaba una y otra vez, como hacen la mayoría de las mentes.

El avance espiritual de San Ignacio

Pero luego vino un gran avance espiritual. Ignacio reflexionó sobre la reflexión y pensó en sus pensamientos. Sondeó sus propias profundidades, en la tradición de San Agustín, y analizó la «vida útil» y la calidad de sus emociones y experiencias mentales mucho después de que habían pasado.

Observó que leer la vida de los santos y pensar en aventuras terrenales era placentero. Pero con el paso del tiempo, la reflexión sobre las cosas santas no se disipó, mientras que los pensamientos sobre los placeres terrenales sí.

Las astutas autorreflexiones espirituales de San Ignacio lo impulsaron a cambiar toda la trayectoria de su vida. Quería felicidad permanente. Quería alegría. Se arrepintió de sus pecados pasados y decidió caminar por el camino de los santos.

Los ejercicio espirituales el libro de San Ignacio de Loyola

San Ignacio documentó su progreso espiritual, y finalmente publicó sus ideas en su clásico, los Ejercicios espirituales. Otros santos y místicos habían escrito previamente reflexiones sofisticadas sobre los objetos normales de la devoción católica.

Pero Ignacio se centró en el tema de la oración, la persona humana, así como en el objeto de la oración, Dios. El misterio de Dios fue igualado por el misterio del hombre.

Ignacio fue un innovador en la descripción del proceso psicológico de la oración, en la defensa de un examen de conciencia sistemático y en el fomento de un método planificado para introducir en la imaginación escenas bíblicas específicas u otros objetos de la fe cristiana para la reflexión.

Los Ejercicios Espirituales enseñaron al cristiano a beneficiarse de sí mismo. San Ignacio tuvo una vida llena de acontecimientos de amplios viajes, estudios y actividad apostólica después de su conversión.

La Compañía de Jesús: la orden religiosa creada por San Ignacio de Loyola

Sus altos ideales y liderazgo creativo atrajeron a una multitud de seguidores impresionante. Eligió un nombre militar para su nueva orden: la Compañía de Jesús. En el momento de su muerte, esta Compañía estaba muy extendida y continuó su crecimiento meteórico mucho después de su muerte para convertirse en la Orden Católica de hombres por excelencia en el mundo.

No es exagerado decir que los jesuitas salvaron a Europa del protestantismo, evangelizaron países enteros por sí mismos, educaron a las clases altas de muchas naciones durante siglos y enseñaron un humanismo católico del más alto calibre. “Un hombre y Dios hacen un ejército”, dijo una vez un santo.

Ignacio suministró a los soldados y Dios hizo el resto.