Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san jeronimo

San Jerónimo

Historia de San Jerónimo, Doctor de la Iglesia

c. 345 – 420

Fecha: 30 de septiembre
Color litúrgico: Blanco
Patrón de los arqueólogos, bibliófilos y bibliotecarios

Un erudito espinoso traduce la Biblia al latín por siempre y para siempre

El santo de hoy vivía en Antioquía en la década de 370 cuando tuvo una visión. Jerónimo estaba de pie en la presencia de Cristo sentado, que le preguntó quién era. «Soy un cristiano», respondió Jerónimo. «¡MENTIROSO!» Jesús gritó. «Eres un ciceroniano, no un cristiano, porque donde está tu tesoro, también está tu corazón.» Jerónimo amaba a Cicerón y a otros estilistas latinos. Sus obras y su fina prosa le proporcionaron el mayor placer. Pero Jerónimo también se había criado en un hogar cristiano, había sido bautizado como adulto en Roma y había descendido con frecuencia a las catacumbas oscuras para rezar ante las tumbas de los mártires y santos. Su doble identidad como estudioso de la retórica latina y griega por una parte, y como cristiano comprometido por otra, se batió en duelo en su interior. Jerónimo amaba fervientemente a Dios y a la religión católica con toda su alma, pero era un alma turbada. Jerónimo estaba lleno de saliva y vinagre. Era un hombre complejo y un santo complejo.

El nacimiento de San Jerónimo

San Jerónimo nació en un año desconocido en una región al noreste de Venecia, Italia. Su padre lo envió de joven a Roma para perfeccionar su educación bajo un famoso tutor. Jerónimo era un estudiante excelente y dominaba el latín y el griego. Alrededor de la edad de treinta años, decidió convertirse en monje y viajó al desierto de Siria. Durante cuatro años vivió una vida de austeridad, penitencia, y aislamiento. Ayunó de los clásicos que tanto amaba y en vez de eso estudió el hebreo de un judío convertido. Cuando por fin salió del desierto, fue ordenado sacerdote en Antioquía, pero nunca ejerció verdaderamente ningún ministerio sacerdotal. Estudió con el gran San Gregorio Nacianceno en Constantinopla y comenzó a publicar algunas traducciones y comentarios bíblicos. Hacia el año 382 Jerónimo fue a Roma con su obispo para servir como intérprete y ayudante. Jerónimo impresionó al Papa San Dámaso, quien le pidió que fuera su secretario.

La gran tarea de San Jerónimo, traducir la biblia al latín

En este momento, a los cuarenta años y mientras vivía en Roma, Jerónimo comenzó la monumental tarea de traducir toda la Biblia al latín a partir de textos originales griegos y hebreos. Esto le llevaría años. La actual Biblia en latín antiguo no era coherente, sino una mezcla de textos cosidos bajo una misma cubierta. Varios estudiosos habían generado traducciones divergentes para uso puramente local. Así que el Evangelio de Juan en un manuscrito basado en Jerusalén difería del mismo Evangelio en un manuscrito en la Galia. La Iglesia una, extendida por todo el mundo conocido, necesitaba una sola Biblia que estuviera a la altura de su amplio alcance y de su unidad teológica. Jerónimo era el hombre para el trabajo. Después de unos pocos años en Roma, tras la muerte de su patrón, el Papa Dámaso, y debido a los enemigos que sus palabras contundentes y su temperamento ardiente siempre parecían crear, San Jerónimo dejó Roma para ir a Tierra Santa. Vivió en una cueva cerca de Belén y se dedicó a la traducción. Algunas mujeres santas y piadosas de Roma lo siguieron hasta allí y formaron una comunidad casi monástica a su alrededor.

La traducción de Jerónimo, conocida como la Vulgata, se convirtió con el tiempo en la versión latina estándar de la Biblia, empujando la versión latina antigua al olvido. El Concilio de Trento declaró formalmente que la Vulgata era la Biblia oficial de la Iglesia Católica. Por lo tanto, el catolicismo tiene una «La Biblia», una afirmación que ninguna otra iglesia puede hacer. Ninguna «La Biblia» jamás bajó del cielo sobre una almohada de oro. Excepto por la de Jerónimo, una «La Biblia» no existe. Hay miles de retazos de la Escritura de cientos de textos antiguos de decenas de bibliotecas y monasterios en docenas de países, pero un editor y sus consultores finalmente eligen qué textos incluir en cualquier Biblia publicada y cuáles excluir. El catolicismo no tiene un proceso tan endeble. Su palabra sagrada no depende de la moda y el capricho de los estudiosos. Tiene una línea de base. La Vulgata es como una ancla que se echa al fondo del océano. Evita que el barco de la Iglesia vaya a la deriva. El catolicismo es una religión de la Palabra más que del Libro, pero sin embargo tiene un libro definitivo. El ardiente San Jerónimo murió pacíficamente en el año 420, agotado por sus labores escolares y su vida de penitencia. Sus restos se encuentran justo debajo del altar mayor de la Basílica Mayor de Santa María en Roma, en un hermoso sarcófago de pórfido.

San Jerónimo, vivió una vida dedicada al estudio de la Palabra de Dios, a la penitencia y a la oración. Pusiste tu conocimiento y tus dones académicos al servicio de la Iglesia, que los usó sabiamente. Ayuda a todos los fieles a servir a la Iglesia tanto como la Iglesia les sirve a ellos.

También te puede interesar