Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san romualdo

San Romualdo

Historia de San Romualdo, Abad

951–c. 1025

19 de junio
Color litúrgico: Blanco
Fundador de la Orden Benedictina Camaldulense

Estar a solas con Dios no es estar solo

Hoy en día es fácil deslizarse por un agujero tecnológico en una cueva llena de televisores, videojuegos y los juguetes de la realidad virtual. Muchos «ermitaños» tecnológicos desaparecen del contacto significativo con la sociedad, y en su lugar se marinan, perpetuamente, en el brillo azul de sus pantallas. Retirarse del contacto sostenido con la vida cotidiana siempre ha sido atractivo para un número muy reducido de personas. Estas personas se llaman monjes. Pero la motivación de un monje religioso no es el aislamiento por el aislamiento. Tampoco es huir de las abrumadoras responsabilidades de los adultos. Los monjes tecnológicos de hoy en día se separan de la sociedad por razones diferentes a las de un monje religioso. Los monjes religiosos no fueron, y no son, meramente reclusos con personalidades antisociales o introvertidas. No se convierten en monjes porque se sienten más cómodos jugando a la guerra en un campo de batalla digital o retirándose a los universos de ciencia ficción.

Aunque tengan una disposición innata hacia la vida interior, los monjes religiosos no entran en un monasterio principalmente para huir, o esconderse de algo. En cambio, corren hacia alguien – Dios. Un monasterio no es una cueva. Es un oasis. Los monjes buscan una comunidad centrada en Cristo donde la mortificación y la autodisciplina sean más fáciles de practicar, donde una capilla y los sacramentos estén siempre disponibles, y donde la dirección espiritual, la aprobación de la Iglesia y el refuerzo de los compañeros monjes aseguren a la comunidad que están haciendo la voluntad de Dios.

La influencia de San Romualdo en la orden Benedictina

Desde los tiempos de San Benito en el siglo VI, había esencialmente sólo una orden monástica en la Iglesia de Rito Latino, los Benedictinos. Los monasterios benedictinos brillaban como estrellas en una amplia constelación, parpadeando por toda Europa de este a oeste y de norte a sur. Cada monasterio y escuela era como una vértebra que fortalecía el esqueleto intelectual y espiritual de Europa. Sin embargo, a lo largo de los siglos, e inevitablemente, los benedictinos se atrofiaron, se resquebrajaron por la sequedad y necesitaron que se vertiera vino nuevo en sus viejos odres. El santo que reformó la vida benedictina y que fundó la Orden del Císter fue San Bernardo de Claraval. Pero no nació hasta 1090. Fue el santo actual, Romualdo, mucho menos conocido, el que abrió el camino a San Bernardo y a la reforma del monacato, asegurando su supervivencia en la Edad Media.

San Romualdo nació a mediados del siglo X en el norte de Italia. Después de que su padre matara a un pariente en un duelo, Romualdo entró en un monasterio local para hacer unas semanas de penitencia. Pero las semanas se convirtieron en meses y los meses en años. Se quedó. Desafortunadamente, los monjes estaban tan tibios como el agua de un baño viejo, y San Romualdo se lo dijo. Tuvo que irse. Se puso bajo la tutela de un sabio ermitaño, y luego viajó a España para vivir como ermitaño en los terrenos de un monasterio benedictino. Posteriormente pasó unos treinta años caminando a lo largo y ancho de Italia. Había adquirido una gran reputación como asceta y maestro de oración y así fundó, o reformó, varios monasterios que buscaron su ayuda.

Finalmente, en 1012, se instaló en la Toscana y estableció una rama reformada de los benedictinos. La Orden recibió el nombre del hombre que le concedió a San Romualdo el hermoso terreno en el que construyó por primera vez. El nombre del donante fue Maldolus, y la nueva comunidad se llamó así la Orden Camaldulense. La Orden todavía existe en varios países y sigue atrayendo a esos pocos hombres y mujeres inclinados al aislamiento radical, la oración, el ascetismo y el hambre profunda de Dios, que sólo la vida de un ermitaño puede satisfacer.

Los preceptos de San Romualdo

San Romualdo plantó la semilla de su Orden en el jardín benedictino. Pero los monjes camaldulenses enfatizan la soledad más que sus primos monásticos. En un típico monasterio benedictino, cada monje pone su remo en el agua para sacar adelante la escuela, el huerto o la granja del monasterio. La tradición camaldulense está más basada en la eremitización y permite una vida comunitaria (cenobítica). Los monjes camaldulenses viven generalmente en estructuras individuales, pero rezan la Misa y la Liturgia de las Horas juntos diariamente en la Iglesia. Viven la simplicidad, la penitencia, y la contemplación más intensamente debido a su enfoque total en estas metas, excluyendo todos los apostolados exteriores. A diferencia de los monjes tecnológicos de la modernidad, que se encuentran encerrados en sus pantallas, los camaldulenses optan por vivir sin teléfonos, sin Internet, y sin televisión. El tabernáculo es su pantalla, y la escena permanece igual. Con este intenso enfoque en la soledad y la oración, los monjes camaldulenses perpetúan, a su manera estrecha, única y fiel, la visión de su fundador pionero.

San Romualdo, con su ejemplo intenso de oración, penitencia, y soledad, ayuda a todos los fieles a poner a Dios sobre todas las cosas, a conquistarse a sí mismos antes que cualquier otra montaña, y así llegar a conocerse a sí mismos, y a su Creador, más profundamente.

También te puede interesar