Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
santa ines

Santa Inés

Historia de Santa Inés, Virgen, Mártir

c. 291-c. 304

21 de Enero
Color litúrgico: Rojo o blanco
Patrona de las niñas, las víctimas de violación y la castidad

Un niño sabe que Dios es una persona y que merece ser amado como tal.

Sólo los nombres de los primeros santos y mártires están incluidos en el Canon Romano, Plegaria Eucarística I. Santa Inés se encuentra entre los que figuran en la lista (Felicidad, Perpetua, Ágata, Lucía, Inés, Cecilia, Anastasia, etc…) La devoción a Inés como virgen y mártir es de origen antiguo y es mencionada específicamente por los escritores del siglo IV, incluyendo al Papa Dámaso. Una basílica fue construida durante el reino del mismo Constantino sobre las catacumbas donde las reliquias de Santa Inés fueron depositadas. Una estructura posterior, con un antiguo mosaico que muestra a Santa Inés, es todavía hoy una iglesia activa en ese mismo lugar. Las turbas de turistas y peregrinos que abarrotan la ciudad eterna hoy en día, y que se mueven por la Piazza Navona, tal vez no se den cuenta de que están caminando por el mismo sitio donde Inés fue martirizada. La hermosa iglesia barroca de Santa Inés en la Piazza Navona recuerda al peregrino perspicaz que nuestra santa encontró su muerte en ese mismo lugar.

Santa Inés asesinada por su fe

Agnes tenía una edad muy tierna cuando fue asesinada. Era sólo una niña. La tradición dice que era hermosa y quería dedicar su virginidad al Señor, a pesar de los numerosos pretendientes que deseaban su belleza. Fue asesinada, entonces, tanto por su fe como por su firmeza al negarse a violar su voto de castidad. Fue un doble martirio, que se hizo más dulce por su juventud. Con licencia poética y fuerza retórica, San Agustín imagina los últimos momentos de Santa Inés: «Se veía el miedo en los ojos del verdugo, como si fuera el condenado; le temblaba la mano derecha; su rostro se ponía pálido al ver el peligro de la muchacha; mientras que ella no temía por sí misma. Una víctima, pero un martirio gemelo, para la modestia y la religión. Inés conservó su virginidad y obtuvo la corona de mártir».

Santa Inés esposa de Cristo

Al hacer votos solemnes en su ordenación, un hombre se casa con la Iglesia para poder hacerla fructificar. Pero los votos de una mujer a la vida religiosa la hacen esposa de Cristo mismo. Un hombre se casa con la Iglesia, una mujer se casa con Cristo. Esta hermosa imagen nupcial habla el lenguaje humano del amor y el compromiso. Dios es una persona, no sólo un impulsor principal o un poder superior. Por eso nos ama como una persona, y nosotros lo amamos como una persona. Parte de este amor son los celos. Dios es un cónyuge celoso. Él quiere un compromiso total de aquellos que han dedicado sus vidas a Él. Él exige una fidelidad total. En casos extremos, hasta el punto de la muerte. La pequeña Santa Inés comprendió todo esto con una sencillez de niña unida a una voluntad de hierro. La inocencia junto a la madurez. La castidad junto a la dureza. La belleza se da la mano con la muerte.

Santa Inés, ayuda a todos los jóvenes a comprometerse con Cristo cuando son jóvenes, dándole los años más fructíferos de su vida. Inspíralos a decir «Sí» a Dios y no sólo como un «No» al mundo. Ayude tanto a los jóvenes como a los mayores a ver que aunque la vida es un regalo, hay cosas más grandes que la vida, como Dios en su gloria.

También te puede interesar