Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
decapitacion de san cosme y san damian

Santos Cosme y Damian

Santos Cosme y Damián, mártires c.

Finales del siglo III-principios del IV

26 de septiembre

Color: rojo

Santos patronos de médicos, barberos y farmacéuticos

La historia de los santos gemelos, Cosme y Damián

Los santos gemelos son honrados por su curación, su pobreza y su muerte. Los antiguos muros de la Iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén encierran el terreno sagrado donde culminó la vida de Jesucristo con Su muerte, sepultura y resurrección. Tanto la modesta colina del Calvario como la tumba excavada en la roca en la que se colocó su cadáver se encuentran bajo el techo de esta venerable iglesia. El Calvario y la tumba han estado protegidos durante mucho tiempo de los cazadores de reliquias por losas de mármol y revestimientos de piedra que ocultan el sustrato rugoso del siglo I que descansa justo debajo.

Existe una costumbre, todavía común en la actualidad, de permitir que los fieles duerman durante la noche en el interior de la Iglesia del Santo Sepulcro. Desde que las pesadas puertas de madera se cierran al anochecer hasta que se abren de nuevo al amanecer, el peregrino debe permanecer en la iglesia. Esta piadosa costumbre de descansar y observar en la oscuridad, durante toda la noche, cerca de un lugar sagrado para absorber su poder latente se llama «incubación».

La costumbre se originó en una antigua iglesia en Constantinopla que alberga los restos de los santos de hoy, Cosme y Damián, donde los fieles se incubaron con la esperanza de una cura milagrosa. Al igual que en San Jorge, las leyendas sobre los santos Cosme y Damián superan con creces cualquier detalle histórico verificable sobre sus vidas. La devoción a los santos de hoy en todas las épocas y culturas es tan amplia como un océano pero tan poco profunda como un lago. Sobre un esbelto lecho de documentos perdidos hace mucho tiempo se construye la narración de que Cosmas y Damian eran gemelos y nativos de Arabia Saudita que estudiaron medicina en Siria. Se les conoció como los «sin dinero» por negarse a aceptar el pago por sus servicios de curación. Probablemente fueron martirizados al norte de Antioquía a principios del siglo IV.

El ancla histórica más antigua que plantó a estos hermanos santos en el terreno de la historia data de alrededor del 400 d.C. Alrededor de ese tiempo, un visitante pagano registró una visita a un santuario dedicado a Cosme y Damián en Asia Menor. En el siglo V, se construyó una iglesia en su memoria en Constantinopla y, en el siglo VI, un templo pagano en el Foro Romano se volvió a dedicar como basílica en su honor. El brillante mosaico del ábside de la Basílica de los Santos Cosme y Damián de Roma aún brilla y muestra a los Santos Pedro y Pablo presentando a los gemelos al Cristo glorificado.

Los milagros de San Cosme y San Damián

La mayor parte de la riqueza de los milagros que durante mucho tiempo se han atribuido a los santos Cosme y Damián tienen que ver con la curación, de acuerdo con su profesión médica. La fama de estos milagros, junto con su martirio, estaba tan extendida en la Iglesia primitiva que se unieron a esa clase de élite de mártires, santos, vírgenes y papas cuyos nombres se insertaron en el Canon Romano, o la Plegaria Eucarística I, donde se encuentran todavía se lee en la misa de hoy.

La muerte de los santos Cosme y Damián

Sus nombres también resuenan en antiguas letanías que aún se cantan en misas solemnes. Sin embargo, la familiaridad cercana con sus nombres puede embotar nuestra curiosidad acerca de su sangriento final. No se han conservado detalles, pero se puede suponer que Cosme y Damián murieron como tantos otros mártires: por crucifixión, decapitación o ahogamiento en el mar; por la cornada de las bestias, o por la quema de su carne en un rugido de llamas.

La escalofriante sentencia de muerte leída por un funcionario romano envió un escalofrío por la columna vertebral. Fue irrevocable. El destino del mártir era a menudo ser avergonzado, torturado y destruido físicamente en público de una manera brutal de acuerdo con un mundo brutal. Ningún milagro salvó a Cosmas y Damian de su violento final.

Como médicos, conocían bien la fragilidad del cuerpo humano. Entendieron que sus propios cuerpos eran vasos agrietados inundados temporalmente con el Espíritu Santo de Dios. Y cuando llegó el momento de que esa vasija de barro regresara a la arcilla de donde vino, valientemente entregaron lo que nunca fue suyo.

Ofrecieron un testimonio tan impactante que quedó grabado en la memoria de quienes lo vieron, un testimonio tan de otro mundo que unos pocos lo emularon, y muchísimas otras personas lo honraron a través de la oración y la devoción, como todavía lo hacemos hoy. Santos Cosme y Damián, a través de su heroico testimonio de martirio, pedimos su intercesión para envalentonar a los débiles, fortalecer a los vacilantes, dar palabras a los mansos y desatar el poder oculto del Evangelio en todos los que puedan hacer más.