Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
adoracion de los reyes magos

Los reyes magos

Historia de los Reyes Magos de Oriente

Los magos son «del Este». Lo más probable es que sean hombres de Persia sabios en astrología, en el estudio de las estrellas. No eran judíos, pero eran religiosos en sus creencias. Sin embargo, lo que está claro es que estos hombres (tradicionalmente considerados tres) fueron inspirados por Dios para viajar a esta tierra extranjera de Israel en busca de un Rey recién nacido. Primero llegaron a Jerusalén y comenzaron a preguntar entre la gente acerca de este Niño.

La relación de los Reyes Magos con Herodes

Su presencia e interrogatorio llegaron al rey Herodes, y él los interrogó. Cuando Herodes averiguó por los sumos sacerdotes y escribas judíos que el Cristo nacería en Belén, informó a los magos y los envió como «exploradores» para él, solicitando que regresaran a él para decirle cuando encontraran al niño. Aunque Herodes dijo que quería ir a adorar a este nuevo rey, su única intención era destruirlo. Al viajar a Belén, estos magos descubren al Niño y lo adoran.

Los regalos de los Reyes Magos de Oriente

Ofrecen tres regalos: oro para un rey; incienso para quien es Dios; mirra para alguien que iba a morir. Entonces se les advirtió en un sueño que no volvieran a Herodes, por lo que se fueron por otro camino, sin regresar a Jerusalén. Central en esta historia es el hecho de que Dios les habló a estos extranjeros en lo más profundo de sus conciencias. Escucharon y respondieron. Sabían, por fe, que este Niño sería un rey. No conocían las Escrituras, ni eran creyentes judíos esperando al Mesías. Pero sabían, sin embargo, que tenían que buscar a este Niño para rendirle homenaje.

Lectura bíblica: Mateo 2: 1–12

Reflexión: Imagínese la primera vez que Dios les habló a estos magos en lo más profundo de sus conciencias. Trate de pensar en cómo fue esa experiencia inicial. (Reflexión silenciosa) Imagínense las preguntas que habrían tenido, interiormente, al considerar hacer este viaje. ¿Qué los impulsó a viajar a un país extranjero en busca de un niño rey? (Reflexión silenciosa) Reflexione sobre el rey Herodes. Oyó hablar de un rey recién nacido y sintió tal envidia que su único deseo era matarlo para mantener su poder terrenal. ¿Ves esta tendencia en tu propia vida? ¿Celos? ¿Envidia? ¿Codicia? ¿Engaño? (Reflexión silenciosa) Imagínese a los magos llegando finalmente a la casa de María y José. Reflexiona sobre la escena. Reflexiona sobre cada uno de los magos, la reacción de nuestra Santísima Madre y la de San José. (Reflexión silenciosa) Oro: el primer regalo nos lleva a meditar en este infante como Rey. Incienso: para alguien que es Dios. Mirra: para el entierro de alguien que ha muerto. (Reflexión silenciosa)