Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san antonio

San Antonio

Existen multitud de Antonios en el santoral cristiano. Quizá el más conocido y antiguo sea San Antonio Abad, monje cristiano fundador del movimiento erimítico. Abandono sus bienes para llevar una vida de ermitaño y se dice que vivió hasta los 105 años de edad.

Comprar medallas de San Antonio

Antonio de Padua o de Lisboa

Es uno de los santos más venerados, sobre todo en Portugal, lugar del que procede. Aquí tienes imágenes, insignias y placas de San Antonio con las que podrás demostrar tu devoción.

Tienda de artículos de San Antonio de Padua

El día de San Antonio es el 13 de Junio. Este santo es conocido por ser el santo de las cosas perdidas, capaz de encontrar aquellos objetos desaparecidos que son importantes para nosotros. Entre las muchas cosas que se puede pedir a San Antonio que encuentre, la más repetida es la de encontrar el amor.

Cómo pedirle a San Antonio novio o novia

Dice la tradición que hay que colocar a San Antonio de cabeza, mientras se le pide que encuentre a esa persona que nos falta. No obstante esto no está demasiado bien visto por la iglesia, que considera que este tipo de rituales son supersticiosos y que no deberían ser utilizados por buenos cristianos. 

Cómo rezarle a San Antonio oración novena a San Antonio de Padua para atraer el amor

Bendito San Antonio, él más amable de todos los santos,
tu amor por Dios y tu caridad por sus criaturas
te hicieron merecedor de poseer poderes milagrosos.
Con tus palabras ayudaste a aquellos con problemas o ansiedades
y los milagros ocurrieron por tu intercesión.
Te imploro que obtengas para mí…
(expresa tu petición).

Gentil y querido santo,
con tu corazón siempre lleno de compasión humana,
susurra mi petición al dulce Niño Jesús,
a quien le gustaba estar entre en tus brazos,
y recibe por siempre la gratitud de mi corazón.

(Rezar tres padresnuestros y tres avemarías.)

Historia de San Antonio de Padua, Sacerdote y Doctor

1195–1231
13 de junio-Memoria
Colorido litúrgico: Blanco
Patrón de los artículos perdidos

Dominó la Palabra de Dios

San Antonio de Padua es un famoso santo franciscano especialmente honrado en un impresionante santuario de Padua, en el norte de Italia. Pero no nació como Antonio, fue un sacerdote agustino antes de convertirse en franciscano, y era de Lisboa, Portugal, no de Italia.

San Antonio, junto con San Buenaventura, otro de los primeros franciscanos, le dio peso teológico al movimiento un tanto esotérico fundado por San Francisco de Asís. San Francisco era excepcionalmente sensible y excéntrico, no apto para el liderazgo, y estaba molesto por la necesidad de ejercer la autoridad. Fueron los santos Antonio y Buenaventura quienes dieron credibilidad a la Orden Franciscana, quienes la anclaron en una teología sólida y quienes aseguraron su supervivencia y crecimiento continuo.

El santo de hoy fue bautizado Fernando y creció en un ambiente privilegiado en Lisboa. Recibió una educación superior e ingresó en la Orden de los Agustinos en su adolescencia. Mientras vivía en la ciudad de Coimbra, conoció a algunos hermanos franciscanos que habían establecido un eremitorio pobre en las afueras de la ciudad llamado en honor de San Antonio del Desierto.

El joven padre Fernando se sintió muy atraído por su sencillo estilo de vida. De estos hermanos también supo del martirio de cinco hermanos franciscanos a manos de los musulmanes del norte de África. Los cuerpos de estos mártires fueron rescatados y devueltos para ser enterrados en la propia abadía del Padre Fernando en Coimbra.

Sus muertes y entierros fueron un momento que cambió sus vidas. El padre agustino Fernando pidió y recibió permiso para unirse a los franciscanos y luego adoptó un nuevo nombre -Anthony- tomado del patrón del eremitorio donde había conocido a los franciscanos por primera vez.

El recién bautizado Padre Antonio se propuso entonces emular a sus héroes mártires. Se embarcó hacia el norte de África para morir por la fe o para pedir rescate por los cristianos cautivos de los musulmanes. Pero no iba a ser así. Antonio se enfermó gravemente y, en el viaje de regreso, su barco se desvió providencialmente de su curso hacia Sicilia.

Desde allí se dirigió a Italia central, donde su educación, su dominio de las Escrituras, sus convincentes habilidades de predicación y su santidad le dieron un merecido renombre. Paradójicamente, fue porque Antonio recibió una excelente formación como agustino que se convirtió en un gran franciscano. San Francisco mismo pronto llegó a conocer al Padre Antonio, un hombre cuyo aprendizaje legitimaba a los franciscanos con poca educación.

San Francisco había sido escéptico de la erudición, incluso prohibiendo a sus seguidores analfabetos aprender a leer. Francisco temía que se volvieran demasiado orgullosos y abandonaran su radical simplicidad y pobreza. San Francisco sólo a regañadientes, varios años después de fundar su Orden, permitió que algunos de sus hermanos fueran ordenados sacerdotes.

Originalmente había confiado exclusivamente en los sacerdotes diocesanos para atender a sus hermanos no ordenados, y desconfiaba de sus seguidores que aspiraban al honor del Sacerdocio. La presencia de Antonio, y más tarde de Buenaventura, cambió todo eso.

Con el tiempo, el Padre Antonio se convirtió en un famoso predicador y maestro de las comunidades franciscanas en el norte de Italia y el sur de Francia. Su conocimiento de las Escrituras era tan formidable que el Papa Gregorio IX lo tituló el «Arca del Testamento».

En el Santuario de Antonio en Padua, un relicario que le sujeta la lengua y la laringe recuerda su fama de predicador. Estos órganos no se habían desintegrado ni siquiera mucho después de que el resto de su cuerpo se hubiera convertido en polvo.

San Antonio se muestra más a menudo ya sea sosteniendo al Niño Jesús en sus brazos o sosteniendo un libro, un lirio, o los tres. Su intercesión se invoca en todo el mundo para la recuperación de objetos perdidos y para la ayuda en la búsqueda de un cónyuge.

Antonio murió a la edad de apenas treinta y cinco años en 1231, cerca de cinco años después de la muerte de San Francisco. Fue canonizado menos de un año después. En 1946 San Antonio fue declarado Doctor de la Iglesia debido a la riqueza de sus sermones y escritos. Fue consciente de que sucumbía a la muerte. En sus últimos momentos, los hermanos que rodeaban su cama le preguntaron si había visto algo. San Antonio dijo simplemente: «Veo al Señor».

San Antonio de Padua, buscamos tu poderosa intercesión para tener las palabras correctas en nuestros labios para inspirar a los fieles y corregir y guiar a los ignorantes. A través de tu ejemplo, que nuestras palabras también sean respaldadas por nuestro poderoso testimonio de Cristo.

También te puede interesar