Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san nicolas

San Nicolas

Historia de San Nicolás, Obispo

c. Siglo III-IV

6 de diciembre – Memorial Opcional
Color litúrgico: Blanco
Patrón de Rusia, marineros, comerciantes y niños

Santa Claus firmó el Credo Niceno

Las tradiciones de todo el mundo están tan incrustadas en los ritmos de la vida cotidiana que su ubicuidad pasa desapercibida. ¿Por qué un pastel de cumpleaños con velas encendidas? ¿Por qué pedir un deseo y luego soplar esas velas? El origen de esta encantadora tradición es oscuro. ¿Por qué dar la mano, brindar con vasos titilantes, cruzar los dedos para tener buena suerte o tener damas de honor? Las fuentes de muchas tradiciones son tan históricamente remotas y culturalmente esquivas que permiten diversas interpretaciones de su significado. Sin embargo, el santo de hoy en día es sin duda el hombre detrás de la tradición masivamente celebrada de Santa Claus, la figura navideña más conocida después de Jesús y los Reyes Magos. Las misteriosas visitas nocturnas de Papá Noel a los niños con regalos en la época de Navidad no es una tradición cuyo origen se pierda en las brumas de la historia. Es una tradición firmemente arraigada en el cristianismo.

Qué se sabe de la vida  de San Nicolás

Poco se sabe de la vida de San Nicolás, además de que fue el obispo católico de Myra en Asia Menor a principios del siglo IV. Es probable que sufriera bajo la persecución de Diocleciano y es cierto que más tarde asistió al Concilio de Nicea en el año 325. «Nicolás de Myra de Licia» aparece en una de las primeras y más fiables listas de los obispos de Nicea. Algunos de los obispos de Nicea parecían soldados que acababan de salir del campo de batalla; ojos arrancados, piel negra carbonizada, muñones por piernas. Estos eran las víctimas de la tortura de primera línea de Diocelatiano. El emperador Constantino había convocado el Concilio, y cuando entró en el tenue salón para inaugurar la gran reunión, este coloso, el hombre más poderoso del mundo, vestido con túnicas de púrpura, caminó lentamente entre los callados y retorcidos cuerpos e hizo algo impactante y hermoso. Se detuvo y besó cada mejilla sin ojos, cada cicatriz, corte, herida y muñón destrozado donde una vez había colgado un brazo. Con este noble gesto, la curación podía finalmente comenzar. La Iglesia era libre. Las cabezas mitradas lloraron lágrimas de alegría, y San Nicolás estaba entre ellas.

Donde fue enterrado San Nicolás

A su muerte, San Nicolás fue enterrado en su ciudad sede. Menos de un siglo después, se construyó una iglesia en su honor en Myra y se convirtió en un lugar de peregrinación. Y el emperador Justiniano, a mediados del siglo XX, renovó una iglesia ya existente dedicada a San Nicolás en Constantinopla. En Roma, una comunidad griega adoraba en una basílica dedicada a San Nicolás alrededor del año 600. La iglesia todavía puede ser visitada hoy en día. Estas iglesias, y cientos de otras que llevan el nombre de San Nicolás, demuestran que la devoción a nuestro santo se extendió no mucho tiempo después de su muerte.

La llegada de San Nicolás a Bari

Cuando Myra fue invadida por los turcos musulmanes en los años 1000, existía el riesgo de que los huesos del santo desaparecieran. Así que en 1087, marineros de Bari, Italia, cometieron un robo sagrado y trasladaron las reliquias de San Nicolás a su propia ciudad natal. En 1089 el Papa vino a Bari para dedicar una nueva iglesia a San Nicolás. Y pocos años después, Bari se convirtió en el punto de encuentro de la Primera Cruzada. San Nicolás era el patrón de los viajeros y marineros, lo que lo hizo popular entre los caballeros de la cruzada. Estos caballeros, a su vez, llevaron la devoción a San Nicolás que aprendieron en Bari a sus pueblos en el campo de Europa Central y Occidental. De esta manera, un santo famoso a lo largo de las costas del Mediterráneo se convirtió, de una manera no del todo entendida, en la fuente de las tradiciones de entrega de regalos que perduran hasta hoy en todos los rincones de Europa.

La leyenda de San Nicolás

Las leyendas dicen que Nicolás salvó a tres hermanas de la vergüenza al dejar caer secretamente pequeños sacos de oro a través de la ventana de su familia por la noche, dando así a cada una una dote de matrimonio. Otras leyendas cuentan que Nicolás puso en secreto monedas en los zapatos que se le dejaron. El legado de Nicholas de dar regalos se convirtió en una expresión centroeuropea y anglosajona de la entrega de regalos que antes era exclusiva de los Tres Reyes Magos. La entrega de regalos en la noche de Navidad en las tierras del norte reemplazó lentamente las tradiciones más bíblicas de dar regalos en la Fiesta de la Epifanía, una costumbre más popular en el sur de Europa y en las tierras que heredaron sus tradiciones.

La antigüedad de la Iglesia significa que ha desempeñado un papel inigualable en la formación de la cultura occidental, un papel que ninguna falsa fiesta o nueva «tradición» puede reproducir. Santa Claus tiene raíces. Se viste de rojo para los mártires. Se pone un sombrero parecido a la mitra de un obispo. A menudo sostiene un cetro similar al báculo de un obispo. Y distribuye regalos a los niños en humilde anonimato la noche del nacimiento de Cristo. El viejo San Nicolás, Papá Noel, Kris Kringle o Santa Claus es real, en un sentido. Lo más probable es que firmara el Credo Niceno. Nuestro «Santa», entonces, era un obispo católico ortodoxo que defendía la enseñanza correcta sobre nuestro Dios Trinitario. El regalo de la verdad fue, entonces, su primer y más duradero regalo a la humanidad.

San Nicolás, su servicio como obispo incluía no sólo la enseñanza correcta de los misterios de nuestra fe, sino también una generosa y humilde caridad para aliviar las necesidades materiales de su prójimo. Ayúdanos a todos a conjugar la buena teología con la acción cristiana, como lo hiciste tú.

También te puede interesar