Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san blas

San Blas

Historia de San Blas, obispo y mártir, c. principios del siglo IV

Fecha: 3 de febrero
Color litúrgico: Rojo
Patrón de los peinadores de lana y de los que sufren de enfermedades de la garganta

El oscuro recuerdo de un primitivo obispo-mártir perdura

Un laicista no evalúa la religión en sus propios términos sino en sus beneficios prácticos. ¿Es una religión verdadera? No importa. Pero si usted puede probar que los estómagos vacíos están ahora llenos, que las fiebres de la malaria se han enfriado, y que los caminos antes polvorientos están ahora pavimentados debido a la religión, entonces la religión es de hecho útil y buena, todas las afirmaciones de la verdad a un lado. El papel de la religión en la curación física sería otra prueba de su gran bien, si no de su verdad. A pesar del progreso incontestable de la medicina, los cánceres siguen extendiéndose, los tumores siguen creciendo y las infecciones siguen envenenando. Incluso el más moderno de los modernos, en un estado de total vulnerabilidad, comprende en lo más profundo de su ser que las curaciones físicas surgen de fuentes distintas a la ciencia moderna. Los doctores se lavan en el río Ganges, los científicos de cohetes bajan sus cuerpos a los frescos baños de Lourdes, y los cirujanos esparcen aceite sagrado sobre su piel esperando contra toda esperanza una cura que se les ha escapado.

La tradición curativa de San Blás

La memoria de San Blas, un hombre de orígenes oscuros, se encuentra detrás de una de las tradiciones curativas más duraderas de toda la cristiandad. En el santo nombre de Blaise, dos velas se cruzan, en forma de X, y se presionan contra el cuello para ahuyentar y curar enfermedades de la garganta. Aceite y cenizas, velas y llamas, pan y vino, palabras y bendiciones. El rostro de Dios no aparece en la nube de ceniza de una erupción volcánica o en una pila dorada al final de un arco iris. El cristiano cree que la salvación y el poder de sanación de Dios vienen a través de su Santa Madre, a través de sus santos y a través de la creación que Él moldeó en sus propias manos.

Un creyente no cree en la creencia, de la misma manera que un soldado no ama el patriotismo. Un soldado ama a su país, y un creyente ama a Dios. Y porque el creyente ama a Dios, ama a un alguien, no a un algo, y espera en la fila y se adelanta, paso a paso, al sacerdote que sostiene esas velas en forma de X en la fiesta de hoy. San Blas es principalmente un santo «norteño» llamado a remediar sobre todo los males del clima frío. Como suele ser invierno, el creyente se ajusta el cuello de su chaqueta, siente la vela de cera lechosa contra su tierna garganta, cierra los ojos y reza para que la tos desaparezca, para que su voz permanezca fuerte o para que el más leve bulto resulte ser nada.

Detalles de la vida de San Blas

Los detalles de la vida de San Blas son difíciles de verificar. Algunas tradiciones, que datan de siglos después de que viviera, afirman que fue obispo en Armenia, al este de la actual Turquía. Su reputación de santidad atrajo a la gente hacia él en busca de una cura para sus enfermedades. Se dice que Blaise fue torturado y asesinado en una persecución anticristiana. Cada santo, no importa cuán remota sea su vida o cuán oscura sea su historia, arroja alguna luz sobre las verdades de nuestra fe. La vida de San Blas y la tradición de curación de la garganta que todavía le rodea nos dice que las vidas santas tienen poder. Su vida nos dice que las personas santas interceden por las personas menos santas, y que los menos poderosos, los menos sabios y los menos buenos dependen de los fuertes, los inteligentes y los buenos para salir de su estado de dependencia, ignorancia y pecado. De la misma manera que la salvación es mediada, la curación también lo es. Ya sea a través de las manos expertas de un cirujano, los químicos de una droga, o la intercesión de un santo, la sanación viene. Los muchos canales se ramifican desde la única fuente que es Dios. Nosotros, los fieles, cuando estamos frágiles y asustados, nos sentamos pacientemente en el consultorio del médico para que nos llamen por nuestro nombre, esperamos en el mostrador de la farmacia para que nos surtan la receta o hacemos fila en la iglesia para que las velas descansen suavemente sobre nuestras clavículas. La sanación es una oferta, estamos maduros para ser curados, y cualquier intervención sagrada es bienvenida, no importa de dónde venga.

San Blas, hace muchos siglos usted sufrió por la misma fe que ahora compartimos con usted. Que estemos siempre unidos a ti en nuestra Iglesia común, y que seamos sanados de todas las enfermedades de la garganta por tu celestial intercesión…

También te puede interesar