Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
san felipe neri

San Felipe Neri

San Felipe Neri, sacerdote 1515–1595

26 de mayo — Conmemoración litúrgica

Color: blanco

Santo patrón de Roma, humor y alegría

Historia de San Felipe Neri

San Felipe Neri a menudo pedía limosna a sus amigos y conocidos ricos para redistribuirla a los niños necesitados de la calle. En una ocasión, se acercó a un amigo, le tendió la mano y le pidió, una vez más, unas monedas: “¿Qué tal una ayuda para los niños?”.

El hombre le dio una fuerte bofetada en la cara. San Felipe se recuperó rápidamente de la conmoción, extendió su mano ahuecada de nuevo y dijo: «Eso fue para mí, ahora ¿qué tal algo para los niños?»

San Felipe nació en un hogar católico de clase media bien educado. Se condujo toda su vida con el porte de un individuo afable, culto, elegantemente vestido y astuto que no conocía enemigos.

Después de crecer en Florencia, se mudó a Roma y pasó muchos años como laico estudiando teología y ayudando a los pobres de manera práctica. Cuando todavía era laico, Felipe fundó un grupo para cuidar de los muchos peregrinos empobrecidos que llegaban a Roma.

Se hizo amigo del gran reformador San Ignacio de Loyola, que quería que Felipe se convirtiera en jesuita.

Pero después del estímulo de su confesor, Felipe fue ordenado sacerdote secular en 1551. Poco después, tuvo que formalizar el gran número de seguidores que generó que querían vivir más plenamente la vida que predicaba y modelaba.

San Felipe Neri el «Tercer Apóstol»

San Felipe era tan querido y tan conocido en Roma que a veces se le llama su “Tercer Apóstol” en honor a San Pedro y San Pablo. Su personalidad irradiaba una calidez natural, cordialidad y amor por Dios. Su ministerio sacerdotal podría caracterizarse justamente como «evangelización caminando».

Caminó por las calles de Roma de cabo a rabo continuamente a lo largo de su larga vida. Su vida fue una larga conversación con mil personajes en las esquinas, en las tiendas, en las fábricas, en la iglesia, en los parques, donde sea.

Se acercó a los indigentes, las prostitutas, los niños pobres y los sin educación. San Felipe solía reunir un grupo para visitar siete iglesias seguidas. Mientras iban de una iglesia a otra, el grupo hacía un picnic y escuchaba a los músicos que San Felipe traía para divertirse.

Estas salidas, comprensiblemente, se hicieron muy populares. Líderes, intelectuales, músicos y eruditos también se sintieron atraídos por él, además de la gente común, y formaron el impresionante círculo de católicos comprometidos que se unieron por primera vez a sus esfuerzos apostólicos.

El Oratorio de San Felipe

San Felipe y sus compañeros se hicieron cargo de una parroquia donde realizaron veladas llenas de cantos, lecturas de la vida de los mártires, la oración de los salmos y una rica conversación.

San Felipe llamó a estas reuniones el «oratorio», en parte porque los participantes también escuchaban piezas musicales llamadas «oratorios».

Entonces, cuando llegó el momento de formalizar su comunidad recién fundada en la ley de la Iglesia, se eligió el nombre de “Oratorio”.

La Congregación del Oratorio, que todavía prospera hoy, fue reconocida por el Santo Padre en 1575 y se le otorgó la magnífica y nueva parroquia de Santa Maria in Varicella, conocida como Chiesa Nuova (La Iglesia Nueva), en el corazón de Roma.

Los oratorianos son en su mayoría sacerdotes diocesanos y algunos laicos que viven juntos en una fraternidad relajada, sin hacer votos, mientras persiguen varios ministerios individuales.

Las muchas docenas de oratorios de todo el mundo están unidos en una confederación informal, mientras que los lazos canónicos unen a las muchas casas de una orden religiosa en una unión mucho más estrecha.

San Felipe y la Contrarreforma

San Felipe es una de las luces brillantes de la Contrarreforma. Abrió un nuevo camino, como otros reformadores. Pero el nuevo camino que abrió fue en realidad solo el camino anterior, caminó de manera diferente.

San Felipe era el observador silencioso, el oyente alegre, el sacerdote siempre presente, que hablaba verdades duras pero siempre se inclinaba por lo no esencial.

Se mortificó a sí mismo, pero nunca habló de ello. Era pobre pero vestía ropa bonita. Se parecía a todos los demás, sin embargo … había ese algo intangible: el brillo en sus ojos, su pulido, su viva preocupación, su ingenio inteligente, su cortesía, su amplia educación, su humor y su constante cambio de conversación hacia Dios.

Era como todos los demás, pero en realidad no lo era. Irradiaba lo que los psicólogos del siglo XX llamarían el «efecto halo». Todos vieron el halo invisible proyectando un resplandor sobre San Felipe, y la gente se apiñó alrededor para pararse bajo su suave luz.

San Felipe no abrió una universidad, no reformó una institución, no escribió un clásico ni formuló una nueva regla. Él cambió el mundo de la única forma en que realmente se puede cambiar: un alma a la vez.

Este ejército de uno fue canonizado en 1622. Su cuerpo descansa en un ataúd de vidrio en Chiesa Nuova, la suntuosa Iglesia Madre del Oratorio, donde los peregrinos vienen en la fe, se arrodillan ante él y buscan su poderosa intercesión.

San Felipe Neri, tu bondad y encanto, unidos a tu ortodoxia teológica y vida de profunda oración, te convirtieron en un poderoso apóstol para el pueblo de Roma. Que todos los evangelistas, especialmente los sacerdotes, vean en su apertura a los demás un camino para cambiar el mundo.