Tienda de imaginería religiosa
Tienda de imaginería religiosa
festividad todos los santos

Festividad de Todos los Santos

Comprar figuras para celebrar la festividad de Todos los Santos

La historia de la celebración del día de Todos los Santos


1 de noviembre – Solemnidad
Color litúrgico: Blanco

El cielo está poblado de hombres y mujeres santos no canonizados y conocidos sólo por Dios

Los mártires eran tan venerados en la Iglesia primitiva que sus lugares y fechas de muerte eran santificados por las velas, oraciones y exvotos de los fieles agradecidos por su testimonio. Sin embargo, los mártires eran tan numerosos que, a principios del siglo IV, resultaba imposible solemnizarlos individualmente en el apretado calendario de la Iglesia. Así surgió, a lo largo de los siglos y de diferentes maneras en distintas regiones, la costumbre de conmemorar la memoria de todos los santos en un día concreto del año. A principios del siglo VIII, en Roma se celebraba la fiesta de Todos los Santos el 1 de noviembre. La fiesta se extendió a toda la Iglesia en el siglo siguiente.

Qué es el calendario santoral universal

El calendario santoral universal de la Iglesia católica es como el equipo de las estrellas de los santos. Sólo los más talentosos pasan el corte. Hay muchos más santos canonizados además de los del calendario universal. Algunos santos se conmemoran sólo a nivel local o regional, otros son históricamente oscuros, y otros no dieron un testimonio suficientemente universal como para merecer su inclusión en el calendario universal de la Iglesia. La Iglesia define al santo como un alma que goza de la Visión Beatífica en el cielo. Así pues, además de los santos famosos que figuran en el calendario universal y de los santos menos conocidos que no figuran en ese calendario, hay todavía muchas más almas en el cielo que no están reconocidas oficialmente como santas. Estos son los santos que hoy celebramos de manera particular.

Qué conmemora la solemnidad de Todos los Santos

La solemnidad de Todos los Santos conmemora a todos aquellos hombres santos, mujeres, niños, mártires, confesores y otros desconocidos que vivieron vidas de tal santidad que al morir entraron directamente en la presencia de Dios en el cielo o purificaron debidamente su alma de toda imperfección en el purgatorio antes de pasar a su presencia. Santos como San Agustín y San Francisco de Asís están hombro con hombro en el cielo con abuelas olvidadas, tíos tranquilos y mártires desconocidos. Estas almas no reconocidas pero santas no convirtieron a tribus enteras, ni fundaron comunidades religiosas, ni sus huesos fueron aplastados por las fauces de los leones en la arena. Tal vez simplemente mantuvieron la boca cerrada cuando tuvieron las palabras justas para humillar a un miembro de la familia. Magnanimidad. Tal vez cocinaron la cena noche tras noche para su familia por sentido del deber, mientras miraban por la ventana de la cocina, soñando con otra vida lejana en la que hacían obras mayores. Humildad. O tal vez se negaron a cooperar con un jefe inmoral y perdieron su trabajo, para nunca recuperarse económicamente, sus sueños arruinados por una postura de principios. Fortaleza.

La solemnidad de todos los santos nos permite celebrar a los santos menos conocidos

La densa población del cielo es desconocida para nosotros en la tierra, pero no para Dios, la audiencia de Aquel a quien más deberíamos desear complacer. Hay tantos caminos hacia Dios como personas, ya que Dios quiere hacer un proyecto de todos y cada uno de nosotros. Todos los santos vivieron vidas heroicas a su manera. Algunos fueron el campanario del pueblo, vistos por todos e inspirando a otros a la grandeza. Pero la mayoría de los santos tenían un perfil más bajo. Eran más bien los bloques de piedra que formaban los cimientos de la iglesia, sosteniendo silenciosamente toda la estructura. No se les prestaba mucha atención ni se les reconocía el mérito, a pesar de que sostenían todo el edificio. Sin su apoyo, la iglesia, y todo su destello, se derrumbaría. Hoy conmemoramos a esos silenciosos y robustos que, sin cesar y sin quejarse, apuntalaron la familia, el matrimonio, la parroquia, la Iglesia, la comunidad, la fe. Entre la comunión de los santos hay algunos ciudadanos ilustres cuyas virtudes brillan en sus días especiales. Pero hoy honramos, recordamos y tratamos de imitar a esa población más amplia del cielo que nunca subió a los altares públicos, pero que ofreció su vida de forma silenciosa a Dios. Recibieron el Cuerpo de Cristo y vivieron sus enseñanzas de forma ejemplar a tiempo y a destiempo, hasta que todas las estaciones convergieron y Dios los llamó de nuevo a sí mismo.

Todos los hombres y mujeres santos, tan cercanos a nosotros y a la vez tan lejanos, recoged nuestras oraciones e interceded en el cielo por nosotros. Que nuestros santos deseos se cumplan a través de ese coro de oraciones que presentáis constantemente al Padre rodeados de todos sus ángeles en el cielo.